martes, 29 de julio de 2008

Modelos de Administración del Efectivo


Modelo Baumol. Se trata de un modelo que supone que la compañía puede predecir con certeza sus necesidades de efectivo futuras, los desembolsos de efectivo se distribuyen uniformemente en el periodo y la tasa de interés y los costos de transacción son fijos, por lo que puede ser útil a la hora de efectuar el presupuesto de efectivo, con base en los datos presupuestados de las cuentas por pagar y las cuentas por cobrar.

Modelo Miller-Orr. Es más realista, ya que los flujos de efectivo varían diariamente según una función de probabilidad; para ello, se sigue una distribución normal. Se establece un límite de control inferior (LCI), que es el punto mínimo que deberá tener la chequera, y de allí el modelo determina el límite de control superior y el punto de retorno.

Flotante. Cuando el medio utilizado para pagar y cobrar es el cheque, existe un periodo de tiempo entre el momento en que se extiende el cheque y el tiempo en que es abonado o cargado en la chequera. En el caso de las cuentas por pagar, el retardo ocasiona un beneficio conocido como flotante de desembolso, sin embargo, genera una situación de incertidumbre en la fecha de pago, que puede provocar costos financieros significativos, al no contar con fondos suficientes para el pago.

Flotante = Saldo disponible – Saldo en libros


Fuente: Revista Ejecutivos de Finanzas, Victor Araiza Martínez Cuentas Claras


Más Información sobren el tópico en la siguiente dirección:

Finanzas del Corto Plazo: